El Dolor No Es El Problema

El Dolor No Es El Problema

Muchas personas empiezan su tratamiento quiropráctico a causa de una molestia o dolor determinado. El dolor puede distraernos, debilitarnos, irritarnos o molestarnos. El dolor puede ser crónico, agudo, intenso o intermitente. El dolor puede ser fuerte o débil, específico o general.

¡Pero el dolor no es el problema!

El dolor es una señal

El dolor es un síntoma. Una señal. Un signo. El dolor no es más que una señal de tráfico o tu despertador, que anuncia que ya es la hora de empezar el día. Si hay algún problema, éste es el significado que asociamos al dolor.

Cuando recibimos a pacientes que sienten dolor, además de ser compasivos con ellos, lo primero que nos viene en mente es que deben haber excedido algún tipo de límite físico, químico o emocional al que ya no pueden adaptarse. Así que, aunque nos interesa el dolor, estamos aún más interesados en la causa subyacente del dolor. Además, ¿qué debería hacer el paciente para evitar esto en el futuro?

¿Conoces a alguien que piense que el dolor es un problema? Por favor, envíanoslo, ¡porque en nuestra consulta el dolor nunca es un problema!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *