¿Huesos o nervios?

Vivimos nuestras vidas a través del sistema nervioso. Ya sea disfrutar de una puesta de sol, digerir la cena o prevenir una infección, es nuestro sistema nervioso el que lo controla todo.

Un sistema nervioso mejor = una vida mejor.

 

Nuestra cultura se enfoca en la sangre, en aspectos como el pulso, la presión arterial o el colesterol. No obstante, éstos son en gran manera resultados de las instrucciones que proceden del sistema nervioso. Así que hasta la más mínima alteración del sistema nervioso pueden afectar dramáticamente a la forma en que funciona todo tu cuerpo.

Puesto que los huesos móviles de la columna vertebral se encuentran tan próximos a la médula espinal y a los 31 pares de raíces nerviosas que se ramifican a través de ella, muchas personas creen que la Quiropráctica es todo cuestión de huesos.

Pero yo me veo a mí mismo como
un médico de los nervios, no de los huesos.

 

 

La columna vertebral es simplemente el lugar donde encontramos las subluxaciones, que suelen ser el origen de las alteraciones nerviosas que afectan a la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. Reducir la tensión del sistema nervioso le permite a tu cuerpo funcionar con normalidad, de manera que pueda recuperar la salud. En realidad, es simple.