Quiropráctica para mujeres embarazadas

El cuidado quiropráctico potencia la capacidad natural de tu cuerpo de estar sano. Esto se consigue trabajando con el sistema nervioso, que es el sistema de comunicación entre tu cerebro y tu cuerpo. Los quiroprácticos trabajan para corregir la falta de alineación o subluxaciones en la columna vertebral, la pelvis y el cráneo. Cuando estas estructuras están desalineadas, crean un desequilibrio en los músculos y ligamentos que les rodean. Además, el estrés que se crea sobre el sistema nervioso puede afectar la capacidad del cuerpo de funcionar óptimamente.

La Técnica Webster.

La falta de alineación en el sacro ocasiona rigidez y torsión de específicos músculos y ligamentos pélvicos. Estos músculos y ligamentos causan un efecto sobre el útero que impide que el bebé se acomode correctamente para el parto. La Técnica Webster se define como un análisis y ajuste específico que reduce la interferencia sobre el sistema nervioso y proporciona
un equilibrio biomecánico en la estructura pélvica, músculos y ligamentos. Se ha demostrado que reduce los efectos del encierro intrauterino, permitiendo que el bebé se ubique en la mejor posición para nacer.

El Dr. Larry Webster, fundador de la Asociación Internacional de Quiropráctica Pediátrica creó esta técnica para restaurar el equilibrio y la función pélvica en mujeres embarazadas. En casos de inversión del bebé, en muchas ocasiones el bebé vuelve a la posición “vértice”. Esta técnica también sirve para bebés que se presentan en posición transversa o posterior. De la misma manera se aplica en casos de mellizos. Cualquier posición del bebé que no sea ROA (right occipital anterior u occipital anterior derecho ), puede indicar la presencia de una subluxación sacra y por tanto, de encierro intrauterino.

La IPCA recomienda a los instructores de esta técnica que se examine y ajuste el sacro durante todo el embarazo para detectar el desequilibrio y optimizar la biomecánica pélvica que ocasionará un parto más seguro. Debido a los efectos que tienen los ajustes quiroprácticos sobre todas las funciones del cuerpo al reducir el estés sobre el sistema nervioso, las mujeres embarazas deberían ser examinadas por un quiropráctico a lo largo de toda la gravidez, optimizando así la salud tanto de la madre como del bebé.

 

Por Jeanne Ohm, D.C.