¿Por qué los ajustes no te sanan?

¿Por qué los ajustes no te sanan?

Si alguna vez has sido la “víctima” desafortunada de un corte incisivo, ya sabes lo que es que te pongan puntos. Con un poco de anestesia local y de sutura habilidosa, tu corte tiene un aspecto mucho más limpio.

Al cabo de unos días, cuando se caen los puntos, apenas notas siquiera que allí hubo una herida. Entonces, ¿fueron los puntos los que te curaron? Los puntos y la quiropráctica tienen una cosa en común… ninguno de los dos puede curarte.

Sí, claro, ambos son necesarios después de una herida o lesión. Pero también es cierto que lo único que pueden hacer es crear un entorno más limpio para que se produzca la curación.

Los puntos y los ajustes

Los puntos nivelan la piel para sellar una herida, y los ajustes nivelan las vértebras para aliviar la presión ejercida sobre el nervio. Pero es la fuerza vital dentro de ti la que completa y acaba la faena.

La próxima vez que vengas a ajustarte para aliviar instantáneamente tu dolor de cabeza, ciática o problemas de sueño, comprende que no es el ajuste el que produce el resultado. El ajuste quiropráctico crea el entorno más propenso para que se produzca la curación.

Es tu médico interior el que se merece el reconocimiento por el trabajo realizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *