Protección quiropráctica contra los picos de corriente

Protección quiropráctica contra los picos de corriente

¿Qué ocurre cuando enchufas diez aparatos eléctricos en una toma de corriente y los enciendes todos a la vez? ¡Tienes un cortocircuito! Lo mismo puede suceder cuando sobrecargas con ESTRÉS un sistema nervioso sin protección.

Imagina tu sistema nervioso como si se tratara de una toma de corriente con múltiples factores de estrés enchufados en él. Enciéndelos todos a la vez y “PUM”: sobrecarga en la red, cortocircuito, y la ruina de tu buen estado de salud. Los quiroprácticos llaman a esto SUBLUXACIÓN. Dependiendo de qué nervios (circuitos) se quemen, podrías experimentar síntomas que van desde molestias y dolores leves a problemas de salud más significativos, tales como presión arterial alta (Journal of Human Hypertension, 22, 1: G Bakris, MD et al.).

Ajustamos tus circuitos

Aunque es imposible desconectar todos los factores de estrés que hay en tu vida, puedes protegerte contra picos inesperados mediante el cuidado quiropráctico habitual. Los quiroprácticos desempeñan su trabajo a modo de protector contra picos de corriente, monitorizando con habilidad tu sistema nervioso para detectar sobrecargas en él y AJUSTANDO los circuitos de vuelta a la normalidad si es necesario. Cuando se trata de ganarle la batalla al estrés y a la enfermedad, ¡Nada puede derrotarte si mantienes tu potencia en ON con la Quiropráctica!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *