Salud al estilo montaña rusa

Salud al estilo montaña rusa

El paciente se enfrenta con una crisis de salud y aparece en nuestra consulta. Siempre estamos encantados de poder ayudar, pero a menudo, tan pronto como el cliente se siente mejor pone fin a su cuidado habitual. Es así como nuestra sociedad tiende a ver la atención sanitaria: se hace cargo de los problemas que afectan a la salud sólo después de haberla perdido. Todo el proceso es como un viaje en montaña rusa.

Subida y bajada

Usando un montón de energía, la montaña rusa se eleva hasta una pronunciada vertical, como ocurre con las frecuentes visitas que experimenta un nuevo paciente cuando empieza su cuidado. Desde arriba las vistas son geniales, pero cuando se retira la potencia que hace subir a la montaña rusa hasta arriba, ¡sólo queda un camino por donde ir! Los pacientes que interrumpen su cuidado una vez se sienten mejor caen por inercia. Una montaña rusa se basa totalmente en dejarse caer por la inercia, la gravedad siempre gana.

Gran parte de la sanación y reentrenamiento de los músculos y ligamentos necesarios para que se produzcan cambios más duraderos en la columna vertebral tiene lugar después de aliviar los síntomas más obvios. Por ello, interrumpir el cuidado demasiado pronto es una invitación a la recaída. Dejarse caer por inercia hasta abajo es divertido en una montaña rusa, ¡pero no lo es tanto cuando se trata de tu salud!

¿Te has dejado llevar por la inercia? Si hace ya algún tiempo desde tu última revisión quiropráctica, ¡reserva visita hoy mismo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *